ROCÍO CAAMAÑO: “De mi trabajo me quedo con la sonrisa de los niños cada mañana y con la energía que tiene este claustro”

 

Casi nueve años como profesora en Antamira y una extensa carrera musical. Rocío Caamaño combina la docencia con su profesión como cantautora, además de ofrecer su talento a causas tan nobles como la lucha contra el cáncer. “Valiente” es el tema que ha compuesto a raíz de entrar en contacto con la asociación de Paracuellos del Jarama “Sonrisas sin cáncer”, con el objetivo de recaudar fondos para luchar contra esta enfermedad. 

7 Noviembre 2019
Categorías: 
General

Llevas casi una década trabajando en Antamira… ¿Qué te aporta tu labor como docente?

Estar en el cole me ha aportado muchísima experiencia en todos los sentidos puesto que he crecido aquí. Entré con 27 años y tengo 36. Sólo había estado en un colegio en mi tierra, en Galicia, así que casi todo lo que sé de educación lo he aprendido aquí. Gracias a mis compañeros y sobre todo gracias a los niños. Ellos te van marcando lo que necesitan en cada momento.

¿Qué es lo mejor que te ha pasado en estos años?

Lo mejor que me ha pasado ha sido darme cuenta de la importancia que tiene trabajar en equipo y sacar un trabajo adelante por y para los niños. En Antamira hemos sido capaces de preparar proyectos en tiempo récord gracias al talento de todos los compañeros y a las ganas e ilusión que le ponemos. 

¿Con qué te quedas de tu labor como docente?

De mi trabajo me quedo con la sonrisa de los niños cada mañana. Y con la energía que tiene este claustro. 

¿Tenías claro que esto era tu vocación?

Cuando estudié Magisterio no lo tenía claro del todo, y por eso al terminar decidí estudiar la Licenciatura de Musicología en Oviedo, tenía que pensar lo que quería realmente. Sinceramente, los niños me han ido enganchando a medida que ha ido pasando el tiempo. Me he dado cuenta de lo importante que somos los maestros para ellos, nos miran con adoración. Y al final te das cuenta de que tienes que darles lo mejor de ti. Nadie es más transparente y más sincero que un niño y, por supuesto, son el futuro. 

¿Y cómo comenzaste en el mundo de la música?

Empecé muy joven. Con siete años empecé en el Conservatorio a estudiar piano, me examiné en Ballet Clásico por la Royal of Dancing y empecé a cantar en el coro del colegio con tan solo seis. Mi padre dirigía el coro del centro y también era maestro en el mismo. Me presenté a un concurso llamado " Menudas Estrellas" en el Año 1997 en Antena 3, imitando a Paloma San Basilio, y llegué a Semifinales. Ahí comenzó realmente mi andadura en el mundo de la música. Fueron años de sacrificio puesto que era adolescente y casi no podía salir con mis amigos... ¡Pero valió la pena! Y todo esto lo complementaba con mi trabajo en el colegio.

Y de Galicia a Madrid…

Si, decidí venirme a Madrid sabiendo que necesitaba un trabajo estable para poder formar una familia y seguir formándome. En el 2010 envié mi curriculum a este Centro y aquí me quedé. Tengo un vínculo emocional muy grande con este cole. 

¿Cómo surge tu colaboración con la asociación “Sonrisas sin cáncer”?

Una vez en Madrid he tenido la suerte de ir conociendo a generaciones maravillosas y a mucha gente innovadora y con ganas de cambiar el mundo.  

Así fue como conocí a Griselda y a Chabela, dos mujeres fuertes que han puesto en marcha este precioso proyecto, cuyo objetivo es recaudar todo el dinero posible para la investigación del cáncer infantil. 

Y decidiste componer un tema…

Mi forma de ayudar era haciendo lo mejor sé hacer: música. Así que me puse a componer un tema dedicado a estos niños y por supuesto a sus familiares. 

¿De qué trata “Valiente¨?

La historia de Valiente tiene como protagonista a Julia, una niña que tiene pesadillas y no puede dormir porque ve sombras en la pared. Esa sombra es lo propia enfermedad que está padeciendo, el cáncer. Pero alguien le ayuda a levantarse de la cama y ponerse un traje de súper heroína y, lejos de venirse abajo, comienza a caminar y a luchar con fuerza. La persona que le ayuda es la adulta que quiere ser el día de mañana, con su familia, sus hijos y su trabajo. Finalmente, Julia consigue dormirse. Los fantasmas ya son buenos y ya no hay sombra en la pared.

Tenéis pensado además grabar un videoclip, ¿verdad?

Si, queremos grabarlo de cara a las Navidades y que dicho vídeo vaya ligado a la web para así recaudar todo el dinero que podamos para la Asociación. Con pequeñas acciones podemos cambiar muchas cosas.

De cara al futuro… ¿Qué consejo le darías a tus alumnos?

El consejo a mis alumnos es que aprovechen el tiempo, que absorban todo lo que puedan del día a día en el colegio y que pasen mucho tiempo con su familia.